Trucos bricolaje: Cómo afilar unas tijeras

Publicado en 09-10-2015 | Uncategorized

Uno de los trucos bricolaje de hoy os resultará muy útil, porque ¿a quién no se le han desgastado unas tijeras alguna vez? Esto ocurre con todas las herramientas de corte que, con el paso del tiempo se van desgastando poco a poco.

Para solucionar este problema, normalmente acudimos al afilador, con el inconveniente de tener que dejar las tijeras hasta que nos las hayan afilado. Por todo esto, consideramos interesante publicar un artículo donde se detallen los pasos a seguir para poder afilar nuestras propias tijeras sin esperar a que nadie lo haga por nosotros.

Una semana más, y traemos más trucos bricolaje para que podáis aplicarlos en casa.

  • El de hoy, creo, que os va a resultar muy interesante, especialmente a quien le guste realizar actividades en casa, ya que no sólo nos podemos dedicar al bricolaje, sino que también podemos realizar alguna manualidad con nuestros hijos.
  • No sé a vosotros, pero a mí, una de las cosas que más rabia me dan, es encontrarme con unas tijeras que no cortan cuando más las necesito. Así que me dispongo a buscar a un afilador para que me solucione el problema. Pero, cada vez hay menos afiladores y encontrar a uno bueno es muy difícil y se puede convertir en toda una aventura.
  • Por este motivo, hoy proponemos un sencillo truco bricolaje, especialmente pensado para esos casos en los que necesitamos que nuestras tijeras recuperen el corte de forma urgente.
  • Es probablemente uno de los trucos bricolaje más sencillos que conoceréis, sólo necesitaréis varias hojas de papel de lija. El grano del papel de lija no importa, se puede usar el que se tenga más a mano. Por supuesto, también se necesitarán unas tijeras que no corten, o al menos que no corten todo lo bien que nosotros quisiéramos.
  • Para recuperar el estado original de las tijeras, sólo es necesario hacer varios cortes en forma de tiras en el papel de lija. De esta sencilla manera, y gracias al papel de lija, las tijeras recuperaran el filo por sí mismas.
  • Si no se tiene papel de lija, se puede usar papel de aluminio. Se trata de cortar un trozo y doblarlo, hasta conseguir una tira gruesa en la que se deben hacer varios cortes, y… ¡listo!

Espero que os haya gustado, y lo más importante… espero que algún día os sea útil. Para más sencillos trucos bricolaje, podéis contactar con muchos expertos, entre ellos Rubi Do It.

Te gusta el artículo? Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *